miércoles, 28 de julio de 2010

Chat del 27-07-10. Aclaraciones.


Observando últimamente algunas citas de maestros reconocidos que han sido expuestas al público en Internet y luego han sido comentadas, y notando que no parece quedar claro a qué se refieren o apuntan estos sabios, le planteé este diálogo a R.Malak.

Maria Luisa:
¿Cómo la mente puede mostrar que soy lo real?
R.Malak:
La mente es una función, ya lo conversamos muchas veces.
Maria Luisa:
Si, siempre decimos que no se puede ver lo real con la mente.
¿Por qué algunos maestros parecen decir lo contrario, cuando por ejemplo se refieren a que limpiando el espejo de la mente este puede mostrar tanto la ilusión como lo real?
R.Malak:
No discuto lo que dicen los autores, no terminaría nunca.
Maria Luisa:
Igual me gustaría aclararlo.
R.Malak:
¿Te explico cómo lo veo?
Maria Luisa:
Si, por favor.
R.Malak:
El si mismo es el conocedor... y lo conocido...
Maria Luisa:
No puedo ver lo conocido como si mismo.
R.Malak:
Lo se... así está planteándose cuando se dice: conocer el si mismo como la única realidad. No se está diciendo... que el si mismo es un objeto que el sujeto conoce... sino que se dice... que cuando se reconoce a si mismo... como el Ser… y todo lo demás como ilusión… eso es felicidad.
Cuando se comprende eso... en ese momento la mente se sumerge y las cosas se ven tal cual son... sin el velo de la mente.
A eso se le llama limpiar el espejo.
Maria Luisa:
Entiendo, el espejo limpio es como la comprensión.
R.Malak:
Sí, por allí apunta eso.
Se me ocurre que cuando se sacan frases de un contexto... no se puede saber a dónde apuntaba el autor.
Maria Luisa:
Estoy de acuerdo.
Al usar el símil del espejo se debería ver que apunta a comprender que todo lo que se ve por medio del espejo es un reflejo, no real… y si el espejo es la mente, significa que todo lo que diga la mente no es real.
R.Malak:
Así es.
Maria Luisa:
Me parece que hay un despliegue de percepciones, y son variables... los llame estados o no... pero sí varían... unas veces unas y otras veces otras. O sea, es como que vienen y se van… y entonces... me siento presenciadora, aunque sepa que sin mente que haga diferencias... solo hay presenciación.
Es como que si en el estado natural o realización... no se hiciera absolutamente ninguna diferencia, o como que da igual que las diferencias se muestren, como un río continuo. ¿Por qué a veces me siento presenciadora de percepciones, a pesar de saber esto claramente?
R.Malak:
Es difícil responder eso... porque la realización está y se sobre-imponen los estados de la mente.
Maria Luisa:
Conversando antes quedamos en que no hay ninguna mente, y que los estados son irreales.
R.Malak:
Hay que aclarar a qué apunto cuando hablo de que no hay ninguna mente.
Maria Luisa:
Es lo que has mencionado acerca de la observación sin juicio. Cuando es sin juicio, no hay mente. ¿Pero qué es observado en esa observación?
Observa percepciones, digo yo, y esas percepciones son variables, les pongas nombre o no, las prefieras o no, las juzgues o no.
Hay percepciones en la observación, y según como sean... se llaman estados.
R.Malak:
Mira, si tú te asomas a un espejo... ves tu cara... y dices... mmm… etc, etc. Pero realmente... no ves tu cara... ni ves nada. Solo es un reflejo... una imagen de tu cara. Eso mismo ocurre con la mente, cuando se dice que no existe. Es porque los pensamientos no están construyendo ilusiones. Pero si construyen, a eso se le llama mente, y esa misma mente es la que está presente... como estados de vigilia... o sueño con sueños.
La mente no es nada más que pensamientos, y pensamientos son eso solo, pensamientos.
Maria Luisa:
Sé que como realidad (última) es así.
R.Malak:
Vivimos un mundo de ilusión y eso es todo. El espejismo existe pero lo que muestra no es real. La mente construye un mundo que existe, pero no es real.
Maria Luisa:
Esa explicación hace sentido.
R.Malak:
La existencia está diseñada... por el tiempo y el espacio. Ellos son los que le fijan los límites espaciales y temporales. Los pensamientos vienen y van.
Los pensamientos son los creadores de esta ilusión...
Son como las olas... aparentan existir... y realmente existen... pero son solo ilusiones temporales. Después de todo, lo real es el océano.
Maria Luisa:
Todo eso me hace sentido, aunque también se dice que los pensamientos y los estados no vienen y van, y esto sí que parece no cuadrar.
R.Malak:
Pues eso lo puedes comprobar. Estás en la vigilia... y luego en el sueño con sueños... y después sueño profundo... van y vienen.
Tienes un juego de pensamientos y luego otro,  y así sucesivamente.
Maria Luisa:
Eso es lo que compruebo, que van y vienen.
R.Malak:
Sí, son impermanentes.
Maria Luisa:
Aunque también has dicho que los pensamientos no van y vienen, sino que están en la conciencia y que los estados no van y vienen, es más, que no hay sino un solo estado (que es la cualidad natural de ser).
R.Malak:
Ok, hay que saber dónde se ubica el que pregunta para responder eso.
Los pensamientos van y vienen a la conciencia centralizada, pero están en la conciencia... siempre... como las estrellas en el firmamento.
Maria Luisa:
Al fin y al cabo, ¿la conciencia qué es?
¿Acaso es como un espacio infinito?
No… es solo la capacidad de conocer... el conocimiento mismo.
R.Malak:
¿Recuerdas qué dijimos de la conciencia?
Maria Luisa:
A ver.
R.Malak:
Sat Chit Ananda, ¿cierto?
Maria Luisa:
Si.
R.Malak:
El movimiento del ser... es conciencia, que, si la consideramos como contenido y continente, veremos que la conciencia centralizada es la misma conciencia que se expresa como contenido dentro de la conciencia... y es la misma que está atrapada creyendo ser una individualidad. ¿de acuerdo?
Maria Luisa:
Sí.
R.Malak:
En la conciencia está todo lo creado... lo por crear... el principio y el fin... el comienzo y lo último... nada que se crea o se deje de creer alguna vez deja de estar en la conciencia, porque el material de todo lo inventado y lo por inventar es de la conciencia.
Maria Luisa:
Ok, suena bien.
R.Malak:
¿De dónde vendrán los pensamientos sino de la conciencia?
Solo de allí, allí y nada más que de allí.
No somos propietarios de los pensamientos aunque creamos que son nuestros. Los hacemos nuestros cuando nuestra estructura los concibe como nuestros. Como las luces brillantes del cielo, de pronto decimos esa... esa... es la Osa Mayor. Allí las ordenamos.
Maria Luisa:
Te refieres a cuando nos creemos conciencia centralizada, contenidos de la conciencia, no en realización.
R.Malak:
El que comprende está libre de toda esta paja...
Puede parecer una persona ordinaria... pero su corazón es totalmente diferente. No se pasa estos rollos, no tiene sentido hacerse estas preguntas, son luces fatuas.
Maria Luisa:
Entiendo eso.
R.Malak:
Allí la cuestión de “yo” no se plantea, porque todo es... está siendo y dejando de ser.
Ocurren estas disertaciones sólo para la persona que se mueve en el tiempo y el espacio.
El conocimiento es la mayor de las ignorancias, lo único real es el silencio... no de ausencia de sonido, sino de conceptos.
Todo esto que se habla es como medicinas... para corregir la enfermedad de la identidad, pero realmente, una vez que estás sano de esa enfermedad... ya no necesitas tomar medicinas.
Maria Luisa:
Siguiendo ese símil, a veces parece que hay sanarse y enfermarse de nuevo, de pronto aparece la tentación: Maya.
R.Malak:
La  realidad es siempre la realidad y la ilusión es siempre la ilusión.
Maya, constructora de la ilusión, es la mente. La mente construye y arma pensamientos... ilusiones. No hay  entidades separadas... solo el si mismo es... pero nos expresamos en este mundo... por la ilusión de la identidad y representamos el papel de la ilusión.
Maria Luisa:
En este mundo de ilusión.
R.Malak:
Como creador del mundo creo la ilusión... vivo en la ilusión y me muevo en la ilusión, pero sé que es una ilusión.
Maria Luisa:
Estando en este mundo de ilusión y creyéndose el cuento... no es tan difícil caer en el juego de Maya... pues todo esto es Maya. El punto es creerse el cuento.
R.Malak:
La verdadera naturaleza es el silencio de conceptos... y a esa realidad nada le afecta porque nada se sostiene en ella...
No es ni grande ni pequeña... no tiene límites.
Eso, al saberlo, es provocador de un gran poder... y ese poder que se genera es la trampa que hace volver a la ilusión
Maria Luisa:
Ahhhh! Excelente esa señal.
R.Malak:
Porque el poder es maligno... (maligno en sentido figurado).
Mejor dicho, ese poder es el ego mismo.
Maria Luisa:
Identificado con alguien que entiende, que sabe.
R.Malak:
Te muestra: tú eres pura sabiduría, el resto son unos ignorantes…
y de nuevo al inicio.
Maria Luisa:
Así es.
R.Malak:
Es cierto que la conciencia esencial se pone a disposición de tus requerimientos, pero apenas le das el “upa”... allí mismo quedas de nuevo al comienzo. El ego se fortalece... y se torna casi invencible.
No hay nada que dominar... la ilusión no es una cuestión que se tenga que dominar. Solo hay que sostenerse en que la ilusión es solo eso, ilusión... no existe.
Maria Luisa:
Intensamente aclarador.
R.Malak:
Decir que la mente no existe... es una verdad, pero no es comprendida por quienes creen que los pensamientos son propios, porque los pensamientos propios son los que construyen la mente.
Mientras veo que los pensamientos están allí, en la conciencia, como contenidos, no construyo mente... ni me armo de cárceles ni ilusiones.
El saber es muy fácil... es ausencia de conocimiento. Ese es el verdadero saber y la verdadera iluminación. Solo que el conocimiento se pega como imán a ti... y de pronto crees que son tuyos esos conocimientos, y si vuelves a comprender que el vacío está en ti... otra vez vuelve a aparecer un nuevo saber. Apenas lo coges se torna en ilusión.
Maria Luisa:
¿Y cómo entender cuándo se acaba esto?
R.Malak:
Eres el vacío de Dios... te transformas en Dador... y el resto de las personas en Receptores.
Maria Luisa:
¿Y ese dador es ego también?
R.Malak:
No, porque nada es tuyo ¿de qué te sentirías egóico... si nada  te pertenece?
Cuando comprendes que todo es falso, la misma mente desaparece... ya no tiene a quién tentar.
Maria Luisa:
No puedo decir nada más al respecto.
R.Malak:
¿Algo más?
Maria Luisa:
No... muchas gracias.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

la mente no puede expresar lo que es la felicidad , seria solo una explicacion o interpretacion , La respiracion es el si mismo respirando a traves de nosotros.

Anónimo dijo...

Buf... tremenda intensidad, querida María Luisa.

Qué hermoso todo; cuanto amor y sabiduría juntos.

Muchas gracias por compartir
(CdV)

MARIA LUISA dijo...

Gracias por comentar,anónimo 1.

MARIA LUISA dijo...

Muchas gracias CdV, se siente ese resonar que no es ni más ni menos que compartir profundamente la comprensión que se va desplegando. Un abrazo, ML

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails